Regresar

Publicación de Informe Registrado “Impacto de las remociones en masa de marzo de 2015 en el sistema fluvial del río Salado, Región de Atacama: análisis comparativo de la geoquímica de sedimentos”

Productos publicados por el Programa de Geoquímica del Plan Nacional de Geología en la región de Atacama (ver simbología en la figura)

Autores: Leonardo Baeza; Juan Pablo Lacassie; Felipe Carrasco.

En esta entrada se presenta aspectos generales del Informe Registrado denominado “Impacto de las remociones en masa de marzo de 2015 en el sistema fluvial del río Salado, Región de Atacama: análisis comparativo de la geoquímica de sedimentos”, publicado durante el año 2020 por el Plan Nacional de Geología y desarrollado por un equipo de la Unidad de Geoquímica del Departamento de Geología General. Se encuentra disponible en la biblioteca de Sernageomin y puedes acceder a él en la Tienda.

Metodología

En este trabajo se evaluó el impacto de los aluviones de marzo de 2015, sobre la composición química de los sedimentos del sistema fluvial del río Salado, en la región de Atacama.

En particular, se estimó el cambio en las condiciones medioambientales de los sedimentos, mediante la comparación con valores de referencia internacionales y con la línea de base geoquímica de esta cuenca fluvial, definida por las concentraciones de sedimentos recolectados en forma previa a marzo de 2015.

Imagen satelital (Google Earth) de la bahía de Chañaral, en la cual se indica la ubicación del punto de muestreo JP-301. Las fotografías de detalle muestran las características de la arena de playa en el lugar muestreado, donde se evidencia la presencia de óxidos de cobre diseminados en la superficie y huesos de aves depositados sobre ella (coloraciones verdes y calipso).

Principales hallazgos

Los resultados muestran que, en forma posterior a los aluviones, las concentraciones promedio de 30 puntos de control disminuyeron según los siguientes porcentajes: arsénico 28%, mercurio 93%, plomo 58%, cinc 67%, cadmio 2%, níquel 12%, cromo 35% y cobre 68%.

Se estima que esta reducción en las concentraciones se debe a lo siguiente:

1) En forma previa a los aluviones, los sedimentos del río Salado se encontraban notoriamente enriquecidos en dichos elementos, es posible que como producto de la actividad minera que se desarrolla en las inmediaciones del río y que vierte subproductos a su cauce.

2) Dichos sedimentos fueron removidos, mezclados y cubiertos por el sedimento transportado por el aluvión, el cual presenta características más prístinas.

Muestreo geoquímico en el depósito de relave de la planta Miguel Alfaro (punto FA-624). Se insertan gráficos de concentraciones de cobre y arsénico, para los 2 tipos de muestras obtenidas en terreno, en este punto. La línea segmentada representa el valor del parámetro medioambiental PEC, para cada elemento.

La disminución general en las concentraciones de arsénico, mercurio, plomo, cinc, cadmio, níquel, cromo y cobre puede interpretarse como una “mejora” en las condiciones medioambientales de la cuenca (con respecto a los niveles de referencia). Sin embargo, los resultados muestran que:

1) En muchos sectores los sedimentos aun presentan valores de arsénico y cobre, por sobre el umbral ambiental (norma PEC), lo que representa un problema ambiental para este sistema fluvial, y

2) Todavía existen fuentes de contaminación potencial, distribuidas a lo largo de esta cuenca.

Adicionalmente, en este estudio, se analizó la composición química de los sedimentos superficiales de 18 relaves mineros, los que, en promedio, presentan mayores valores, respecto al promedio de los sedimentos fluviales de la cuenca, de arsénico (123 mg/kg), mercurio (3,8 mg/kg), plomo (631 mg/kg), cinc (701 mg/kg), cadmio (1,2 mg/kg), níquel (20 mg/kg), cromo (35,4 mg/kg) y cobre (3,735 mg/kg).

Lugar de recolección de las muestras PAM-SALVADOR-12 y -13. Se observa el curso del río Salado con depósitos de terrazas fluviales muestreados (ladera vertical) y material de relave con presencia de óxidos de Cu y Fe dispuesto adyacente al curso del río.

En particular, los resultados de este estudio indican que 15 de estos relaves fueron directamente afectados por los aluviones, lo que produjo transporte de material hacia el sistema fluvial. Lo anterior, implica una afectación local, cuyo potencial daño al medioambiente se evalúa caso a caso.

Por esta razón y dado que casi la totalidad de los 18 relaves analizados se ubican justo sobre o en forma adyacente a los principales afluentes y localidades de esta cuenca, se estima que dichos relaves pueden representar una potencial fuente de contaminación para el sistema fluvial del río Salado, lo cual debe ser evaluado con mayor detalle. Esto es específicamente sensible para el caso de los relaves adyacentes a Diego de Almagro. En especial, los resultados de este trabajo muestran que el material del relave de la planta Miguel Gómez, el cual presenta muy altos valores de arsénico (As), cobre (Cu), zinc (Zn), plomo (Pb), cadmio (Cd) y mercurio (Hg), fue erosionado y dispersado en el entorno de la localidad de Diego de Almagro, producto de los aluviones de marzo de 2015.

Comparación entre las concentraciones en las muestras pre-aluvión (barras rojas) y sus respectivas muestras de control pos-aluvión (barras verdes), para los elementos cobre (Cu: gráfico superior) y arsénico (As: gráfico inferior).